About Me

Mi foto
Belgrano, Buenos Aires, Argentina
a place where green color,music, Argentina, cross stitch, Mr.Depp, endometriosis and tortie cats mix...

seguime en :

Follow Me on Pinterest

I really :

:

cupcakes


eggplants

eggplants

lucky cats

hot coffee

dark beer

dark beer

guinea pigs

travelling

chocolate milk

lentils

lentils

bananas

bananas

olives

olives

mandalas

mandalas

music boxes

sheeps


world music

world music

books

Tigers

cheese

bombachas de campo

bombachas de campo

sunflowers


scarves

scarves

my cell phone

my cell phone

Cocina argentina

Cocina argentina

trees

greenwood parrots

Photobucket

summer"s nights

tins

tins

my outdoor shoes

my outdoor shoes

Bags

Bags

Yo quiero a mi bandera !


mexican food

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

pizza

biking

cut & paste

Photobucket

tea

my rain boots

my rain boots

wine

bandoneon

bandoneon

my netbook

my netbook

hot cocoa

trees


polar bears

Caipirinha cocktail

Caipirinha cocktail

umbrellas

ice cream

ice coffee

bubble baths

-

Dexter

flip flops

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

green

Treehouses

mate

mate

pirate treasures

felt pens

jeans

alpargatas

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

chocolate

rainbows


cows

dancing


lucky clovers

movies

mis series preferidas

mis series preferidas
Blog Widget by LinkWithin
Con tecnología de Blogger.

27 julio 2009

Estreno de Enemigos Publicos en Argentina




pagina oficial : enemigos publicos

Hay un gangster en el cine

Por Mariano Kairuz

La mejor escena de Enemigos públicos, la cacería de Dillinger (Johnny Depp) por Melvin Purvis (Christian Bale) según Michael Mann, transcurre dentro de un cine. El legendario gangster de los años de la Depresión, sentado en una enorme sala llena, asiste desde su butaca a las variedades del programa del día. Entre ellas, un anuncio del FBI al público, advirtiéndoles que John Dillinger, el criminal más buscado del momento, puede estar entre ellos. Pidiéndoles que observen con atención a sus costados, a derecha e izquierda. Que se cuiden, que denuncien. El público responde obediente, mientras el hombre más buscado asiste sin mosquearse al espectáculo coreográfico de las cabezas de los espectadores girando de un lado a otro, pasándolo por alto. A Dillinger, dice la leyenda, le gustaba correr este tipo de riesgos. Hay otra escena, bastante más adelante en las dos horas y media de película, en la que sale del refugio en el que se oculta de la cada vez más intensa pesquisa de Purvis y sus hombres, para entrar en la comisaría local. Una vez allí, a metros apenas de las fotos policiales de él y de sus secuaces, saluda a los hombres de la ley, se les pasea delante de sus propias narices, y luego sale del edificio como si nada. Dillinger, según Mann (que basó su guión en el libro de 600 páginas escrito por el periodista de Vanity Fair, Bryan Burrough), es el criminal al que nada le gusta más que aquello que hace. Un hombre con una vocación verdadera. Un hedonista y un adicto a la adrenalina. Mann, como antes el director John Milius, vuelve a hacer cool a uno de los asaltantes más violentos del siglo XX norteamericano.
El pulso que les falta a las escenas de los asaltos a bancos (o al menos que van a extrañar quienes hayan visto lo que Mann es capaz de hacer a la hora de filmar tiroteos, en Fuego contra fuego, Colateral, Miami Vice) parece tratar de suplirse “conceptualmente”, en esos momentos que buscan pintar al gangster como un tipo duro pero a la vez, en cierto modo, romántico en tiempos especialmente difíciles. “Vine por el dinero del banco, no por el de sus clientes”, dice Dillinger, rechazando los billetes sueltos que le ofrece un rehén circunstancial, manos en alto, en pleno robo. Esto no convierte a Dillinger en Robin Hood, pero si no les da a los pobres, tampoco les roba; sólo les roba a los bancos. Asesta sus golpes en el centro del perverso sistema financiero que años antes llevó al país al colapso. Es ladrón que roba a ladrón.
Así que cómo no va a caernos bien el tipo que vive de lo que le gusta, que les roba a los malos, que cancherea en la cara misma de la aburridísima ley (encarnada por el cada vez más aburrido Bale), y al que le gusta tanto el cine que hasta se manda a ver, con los federales en los talones, una película de tiros con Clark Gable a una sala en cuya salida lo espera la muerte.


Enemigos públicos Dillinger, atrapado por Johnny Depp

Un retrato fílmico del carismático ladrón, capturado por el actor del momento, se estrena este jueves

> Ir a la nota
lanacion.com Espectáculos Domingo 26 de julio de 2009

No hay comentarios.:

"Hay pintores que convierten el sol en una mancha amarilla, y hay otros que con ayuda de su arte y su inteligencia convierten una mancha amarilla en el sol." Pablo Picasso

Recurra siempre

Recurra siempre
a su veterinario